diciembre 1, 2021

Voz Nortecaucana

La Voz De Nuestra Gente

Tragedia en San Andrés: así fueron las peores 24 horas de su historia

3 minutos de lectura

Iota arrasó con la mayoría del archipiélago. El 60 por ciento del territorio está sin energía.

Lo que parecía ser un fin se semana de puente festivo que reactivaría el turismo en las islas de San Andrés y Providencia, terminó convirtiéndose en una devastadora tragedia.

«Mi casa está ubicada en la circunvalar, a unos tres metros tengo el mar y las olas llegan hasta la carretera. Hay árboles caídos. La gente no se puede movilizar y los bomberos no dan abasto porque hay muchos troncos obstaculizando la vía», relató René Durán, un habitante de la isla.

San Andrés se veía inundado durante la mañana del lunes 16 de noviembre. Las fachadas de algunas viviendas y negocios estaban destruidas, no había energía y la comunicación tenía muchas fallas.

ntre el agua y los árboles caídos, las autoridades iniciaron un recorrido por la isla para determinar las afectaciones.

«Se observaron árboles colapsados sobre vías y viviendas, postes de energía en el suelo, grandes rocas y residuos extraídos por la fuerza de las olas, así como viviendas sin cubierta o con la cubierta colapsada», indicaron desde la Gobernación de San Andrés.

La Isla está incomunicada por vía aérea, pues el aeropuerto presenta una inundación de 15 centímetros, lo que impide que lleguen o salgan aeronaves. Los turistas que llegaron a disfrutar del festivo quedaron atrapados en la isla.

Era un ambiente de incertidumbre el que se vivía en la Sala de Crisis que instalaron las autoridades al caer la tarde del lunes, pues la falta de comunicación los limitaba para obtener información.

A las cinco de la tarde, organizaron un plan de acción que busca recuperar las islas con la reapertura de las vías, el restablecimiento del servicio de energía y la habilitación del aeropuerto Gustavo Rojas Pinilla, el cual permita la salida de turistas represados y el ingreso de la ayuda humanitaria. 

En la mañana de este martes 17 de noviembre todavía las lluvias no cesan.

«La gente se imagina que el huracán pasa y es como si todo volviera a la normalidad, pero en este momento tenemos tormenta eléctrica y mucha lluvia. Uno de los daños más severos fueron los techos de las casas y hay cientos de familias que están mojándose en este momento», relató Farid Zardibia, director de Pro Archipiélago.

El 60 por ciento de la isla está sin servicio de energía eléctrica y desde las siete de la mañana de este lunes, se dio inicio a un dispositivo liderado por la Secretaría de Servicios Públicos, el cual busca «habilitar una ruta de abastecimiento para la empresa generadora de Energía Sopesa, que permita transportar combustible entre la base de Texaco, en la Zona Industrial, y la central de generación en Punta Evans, con el fin de garantizar la prestación del servicio», indicaron desde la Gobernación.

Se pronostican dos días de intensas lluvias, similar a lo ocurrido hace 15 días después del paso de ETA
, por lo que hay preocupación debido a la cantidad de viviendas que quedaron sin techo.

tomado de: eltiempo.com


Compartir

Deja una respuesta