diciembre 9, 2021

Voz Nortecaucana

La Voz De Nuestra Gente

“Reclutamiento de menores no era un delito en las Farc”

2 minutos de lectura

Por primera vez, fue transmitida públicamente ayer, una versión voluntaria sobre el caso 07 de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, que investiga el reclutamiento y otros usos ilícitos de menores de edad en el conflicto armado.

Esta diligencia se sumó a las rendidas, entre otros, por Pablo Catatumbo, Édgar López Gómez conocido como ‘Pacho Chino’, Pastor Alape y Rodolfo Restrepo Ruízquienes también han explicado las decisiones que tomaron como exjefes de las Farc, frente al reclutamiento de menores de 18 años y los delitos y violaciones asociadas a esta práctica criminal.

En el banco de quienes deben aportar verdad sobre este delito estuvo el exjefe guerrillero Julián Gallo Cubillos, conocido en la guerra como Carlos Antonio Lozada, quien fue comandante en el Bloque Oriental de las Farc y, que tras el Acuerdo de Paz se convirtió en congresista del ahora partido Farc. Lozada compareció por tres horas por los hechos que se investigan y que han sido objeto de polémica en las últimas semanas.

Para las extintas Farc, el reclutamiento de menores de edad nunca fue considerado delito, señaló Lozada en audiencia ante la JEP.

“Se daba instrucción para incidir en todas los sectores y organizaciones sociales, pero no se daba orientación para reclutar a menores de 15 años, sí en incidir en las mujeres, sindicatos, jóvenes, por medio de las estructuras del partido clandestino y ahí se va conociendo la gente y que ingresen a milicias y luego a la guerrilla”, manifestó.

Lozada manifestó: “El promedio general de la guerrilla no debería estar por encima de los 25 años. Había mucha juventud entre 15, 17, 21 años”.

También habló de los diferentes niveles de las sanciones por involucrar a menores en la guerra. “(Podía ir) de un llamado de atención a la persona o al estado mayor o al frente en el cual fue realizado la violación en la política de reclutamiento o la asignación de trabajos, tareas ya sea de orden práctico o material, como de elaboración de documentos o autocriticas que era lo que estaba establecido para faltas. Ya en el caso de delitos, la sanción era distinta”, dijo.

Igualmente, aceptó que pudieron haberse dado casos de reclutamiento a través de engaños de recibir dinero o de una posible deserción en caso de no sentirse cómodos en la organización, “pero que tampoco era la regla general”, dijo. Además, contó que en las filas de las Farc nadie recibía dinero, a menos que fuera a realizar un viaje: “En la guerrilla no circulaba el dinero. A nadie se le pagaba, pero se daban viáticos… o sea que cualquier ofrecimiento de dinero para ingresar era un engaño. En las etapas primarias, incluso, se controlaba el dinero que le llegaba a los excombatientes de la familia”.

tomado de: lanacion.com.co

Compartir

Deja una respuesta