diciembre 1, 2021

Voz Nortecaucana

La Voz De Nuestra Gente

Familia sobrevivió al huracán encerrada por más de 24 horas en su baño

3 minutos de lectura

Providencia es la isla más afectada. Se confirma una persona muerta y una más desaparecida.

De acuerdo con la versión entregada por estas personas a sus familiares, cuando los vientos de más de 200 kilómetros por hora golpearon sin clemencia la isla tuvieron que refugiarse en el baño de su vivienda.

Allí, Verónica Peña Taylor, su esposo, Randon Robinson, y su hija Valentina Robinson, de 12 años, permanecieron durante la madrugada y la noche de este lunes sosteniendo con fuerza la puerta para que no se abriera.

Afuera, como un rugido, se escuchaba caer la vivienda ubicada en en la zona de Boxón, cerca de Maracaibo.

Según Carolina Flórez, sobrina de Verónica, durante la noche del domingo se comunicaron con la familia a las 11:00 de la noche. Justo en ese momento se encontraban encerrados en el baño de la casa para protegerse de los vientos que ya habían destruido la casa de sus vecinos.

“Mi tía me dijo que estaban encerrados en el baño de la casa –cuenta Carolina–. Lo último que me dijo fue que a la casa del lado ya se le había llevado el techo. No supimos nada más hasta este martes, la incertidumbre fue horrible”.

La isla con mayores afectaciones es Providencia, donde, según el presidente Iván Duque, hubo daños en el 98 por ciento de la infraestructura y se confirmó la muerte de una persona.

La isla amaneció devastada tras el paso del huracán Iota, cuyo ojo alcanzó a estar a 8 kilómetros de la isla y fue azotada por vientos de hasta 230 kilómetros por hora.

Los primeros informes indicaron que el hospital quedó prácticamente destruido. La isla se encuentra sin luz, agua, comida y hay una gran cantidad de heridos.

Carolina señala que solo hasta la tarde de este martes se pudo establecer contacto con la familia. Se encuentran con algunas lesiones y la menor tuvo que ser trasladada a San Andrés para recibir atención médica.

“Lo que sabemos es que se quedaron toda la noche sosteniendo la puerta del baño, que es la zona de la casa que estaba mejor equipada para resistir el paso del huracán, para que el viento no la abriera –lamenta Carolina–. Pero en la mañana no pudieron salir porque la puerta había quedado detenida por los escombros”.

De acuerdo con lo que contó la familia a los rescatistas, Randon tuvo que romper el suelo del baño para poder hacer un hueco y así poder salir por debajo de la puerta.

La casa quedó completamente destruida.

Este municipio, que tiene unos 5.000 habitantes, estuvo unas 15 horas incomunicado con el resto del país y todo fue incertidumbre hasta que el presidente Iván Duque, desde Cartagena, confirmó que habló con el alcalde del municipio, Norberto Gari Hooker, quien le dio los primeros reportes.

Verónica trabaja para el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y su esposo es vigilante en la Capitanía de Puerto, que se encuentra completamente destruida tras el paso del huracán.

Carolina, por ahora, lidera un espacio de ayudas económicas para Providencia. Es cartagenera pero vive en Bogotá y sus raíces en Providencia se deben a su abuela, que falleció el año pasado.

“Era la casa de mi abuela y quedó reducida a nada –narra Carolina–. Me alegra que estén con vida, pero es muy triste ver la vivienda en lo que quedó”.

Los Robinson Peña se encuentra fuera de peligro. Por ahora, solo unas cuantas columnas sostienen la que fuera la casa de toda una familia por muchos años en Providencia.  

tomado de: eltiempo.com

Compartir

Deja una respuesta