diciembre 1, 2021

Voz Nortecaucana

La Voz De Nuestra Gente

El caos que vive la frontera tras nuevo cierre de paso hacia Venezuela

2 minutos de lectura

Venezuela ordenó la medida. En Cúcuta temen hacinamiento de migrantes y brotes de covid-19.

El nuevo cierre de la frontera con Venezuela que empieza a regir desde este viernes en el Puente internacional Simón Bolívar, en Norte de Santander, ha desatado incertidumbre y preocupación en miles de migrantes venezolanos que esperaban regresar a su país. Autoridades temen un mayor hacinamiento y propagación de la Covid-19.

A diario cerca de 2.000 migrantes venezolanos esperaban una oportunidad para regresar de manera voluntaria a Venezuela, este objetivo les acarreaba varios días de travesía desde el interior del país o el sur del continente, y una larga espera cerca al límite fronterizo. Tras el anuncio del nuevo cierre de frontera decretado por el Gobierno venezolano, el desconcierto se apoderó de la población migrante.

Leonor Moreno, de 25 años de edad, oriunda de Los Teques, Estado Miranda, calificó de ‘inhumano y desconsiderado’ el cierre ordenado por las autoridades venezolanas.

“No es justo lo que nos hacen, muchos llevamos más de una semana esperando aquí en la frontera para ingresar a Venezuela. No anuncian las medidas con tiempo y a cambio generan más caos, aquí hay hacinamiento y aún faltan más personas que vienen caminando desde Bucaramanga”, afirmó Moreno.

De acuerdo con la información entregada por las autoridades migratorias venezolanas, el cierre del paso fronterizo obedece al alto número de ciudadanos venezolanos que permanecen en el Estado Táchira incumpliendo con las medidas de aislamiento por la Covid-19.

Víctor Bautista, secretario de Fronteras y Cooperación Internacional de Norte de Santander, afirmó que el cierre total del Puente Internacional Simón Bolívar acentúa más la crítica situación de miles de migrantes en la zona fronteriza y el área metropolitana de Cúcuta.

“Cada vez que se cierra la frontera es darle una oportunidad a las bandas criminales que operan en esta zona. Lo que pasa en los puentes lo vemos, lo conocemos y nos permite llevar cifras, pero lo que pasa por las trochas no. Esto nos genera un grave problema porque entre más dure un cierre de frontera, más se benefician los grupos ilegales que van desde el Eln hasta bandas como El tren de Aragua o Los Rastrojos”, indicó Bautista.

En Norte de Santander se ubican cerca de 80 pasos ilegales, de los cuales 38 están en el área metropolitana de Cúcuta, donde se calcula que al menos cuatro trochas operan con mayor intensidad.

tomado de: eltiempo.com

Compartir

Deja una respuesta