diciembre 1, 2021

Voz Nortecaucana

La Voz De Nuestra Gente

Cinco lugares que fueron saqueados en busca de las caletas de Escobar

4 minutos de lectura

El desmentido hallazgo de dos máquinas de escribir, varios radioteléfonos, una cámara y 18 millones de dólares en efectivo reavivó esta semana el interés por las leyendas urbanas alrededor de las caletas que alguna vez pertenecieran a Pablo Escobar, el extinto jefe del cartel de Medellín.

Desde Miami hasta la zona rural del municipio de Envigado, al sur de Medellín, son muchos los lugares que se han vuelto famosos por tener pasadizos secretos, túneles y paredes falsas en donde se escondían armas, dinero y hasta personas secuestradas.

Más de 26 años después del desenlace fatal de Escobar, algunas personas todavía están convencidas de la existencia de millonarias caletas, esperando a ser encontradas. Estos son algunos de los lugares más famosos.La Catedral, Envigado (Antioquia)

Durante la madrugada del 22 de julio de 1992, la cárcel de La Catedral, ubicada en zona rural del municipio de Envigado, se convirtió en un campo de batalla. Hacia las 5 de la mañana, un equipo élite del Ejército y la Policía fue a capturar a Pablo Escobar, luego de que el Gobierno Nacional recibiera informes de que ese centro penitenciario era utilizado por el cartel de Medellín para torturar, asesinar y desparecer personas.

Después de controlar el sitio, los soldados se encontraron una escena que le dio la vuelta al mundo: jacuzzis, bares, una cancha de fútbol, televisores gigantescos, entre muchos otros lujos, eran parte del inventario. Sin embargo la sorpresa más grande se la llevarían un equipo de policías que se quedaron custodiando el lugar meses después, cuando descubrieron decenas de pasadizos, túneles y escondites llenos de armas y dinero.

“Duramos dos meses bañándonos en esos baños y nunca encontramos nada. Después descubrimos que por ambos se llegaba a una piecita con un baño y todo. Una vez un muchacho anduvo por detrás y se le fue el fusil en la pared. Así lo encontramos”, relató a EL TIEMPO el 1 de agosto de 1993 uno de los agentes de policía que custodiaba el lugar, explicando como habían encontrado los pasadizos secretos por accidente.

En 2006, la Alcaldía de Envigado decidió demoler los restos de aquel lugar, que quedó prácticamente destruido por decenas de buscadores anónimos que durante décadas continuaron abriendo huecos y tumbando paredes en busca de las míticas caletas.

Durante ese mismo año una comunidad de monjes benedictinos llegó al sitio y construyó junto a sus ruinas un asilo y una capilla. De la antigua cárcel solo quedaron algunas esclareas y suelos carcomidos por la hierba.

En Estados Unidos, una pareja de esposos compraron una mansión de aproximadamente 600 metros cuadrados en la exclusiva zona de Miami Beach que fue adquirida por Escobar en marzo de 1980, por un precio de 762.500 dólares, y después fue incautada por la DEA en 1987.

Jennifer Valoppi y Christian Berdouare, adquirieron la propiedad en 2014, luego de desembolsar 10 millones de dólares.

Conocedores de los mitos alrededor del capo, la pareja comenzó hurgar por todos los rincones de la propiedad en busca de lugares ocultos. Dos años después, decidieron demolerla para construir una nueva mansión.

Durante ese proceso de demolición, que acaparó la atención mediática, trascendió el hallazgo de dos cajas fuertes. Una primera, que había sido robada y reportada a las autoridades, y una segunda de color blanco que fue encontrada detrás de un muro y custodiada con celo por los dueños de la propiedad.

Aunque el contenido de la caja supuestamente sería revelado en un documental, que se estaba grabando en aquel momento, cuatro años después todavía no es claro que encontraron los propietarios luego de abrirla.

En el municipio de El Peñol, ubicado en la subregión del oriente de Antioquia, todavía permanece en pie la hacienda La Manuela, una propiedad de ocho hectáreas, rodeada por un embalse y cuya construcción fue ordenada por Escobar Gaviria en la década de 1980.

Famosa por sus firmes muros, levantados con el doble del grosor habitual, la mansión fue durante varias décadas el sitio predilecto para decenas de saqueadores abrieran huecos y reventaran sus paredes, en busca de pasadizos secretos, cajas fuertes y espacios ocultos.

Ubicada en el municipio de Puerto Triunfo, la Hacienda Nápoles es, sin lugar a dudas, el lugar más icónico de la figura de Pablo Escobar. Famosa por albergar un gigantesco zoológico, una pista aérea privada y ser el epicentro de las reuniones del cartel de Medellín, luego de la muerte de Escobar, el lugar terminó convertido en un parque temático.

Tras preservarla durante décadas, la mansión que habitara el extinto capo fue demolida por los administradores del parque en febrero de 2015. Carcomida por el pasado del tiempo, pero sobre todo por múltiples guaqueros y saqueadores, la estructura comenzó a ceder y tuvo que ser derribada por razones de seguridad.

tomado de: eltiempo.com

Compartir

Deja una respuesta